2015_07_24_Montesclaros_Ruta de los Carabeos

Si quiero – Dijo Ella. Si quiero – Dijo Él. 

Yo os declaro marido y mujer – Dijo el cura.

Nubes de arroz y pétalos de colores volaron sobre sus cabezas. Vítores  y parabienes saludaban a los recién esposados a la salida del Santuario de Montesclaros. Las campanas volteaban jubilosas anunciando a todo el valle que había boda .

IMG_4715

IMG_4716

IMG_4717

IMG_4719

El tañido de las campanas, tras revolotear unos instantes por los tejados,  se descolgó rápidamente por el empinado camino, ahora asfaltado, hasta el pequeño y ya casi abandonado apeadero del tren de la FEVE. Cruzó sin mirar los oxidados raíles y traviesas de vía estrecha y tras girarse por última vez hacia el lugar desde donde provenía, tomó un estrecho camino, dejando tras de si a medida que se internaba en el profundo bosque, el eco sofocado de sus notas. Descendía sin parar, entre estrechos caminos y onduladas sendas, compitiendo en sonoridad con el trinar de los pájaros y un murmullo invisible, insistente y cada vez más fuerte.

IMG_4724

IMG_4726

IMG_4727

IMG_4730

IMG_4732

-Qué sonido era ese? -Se preguntó.  Unas veces, su bramido ahogaba su alegre tañir y otras veces se volvía cantarín y lo acompañaba en su melodía. Curioso, se acercó a la orilla del camino,  en un claro de la vegetación, pudo distinguir abajo, en el valle, el curso del río Ebro, el estruendo de sus saltos de agua y el relajante sonido de sus aguas corriendo por su cauce.

IMG_4733

IMG_4734

IMG_4737

Satisfecho, retomó su senda descendente durante varios kilómetros, entre frondosos pinares y robledos, cruzó un puente próximo a una abandonada estación hidroeléctrica y tan entusiasmado iba anunciando su Ding Dong  a los cuatro vientos,  que se internó en otro bosque.  Este estaba custodiado por abejas y era inexpugnable. Intentó buscar primero un camino sin éxito, luego una senda, nada. Se hubiera conformado con un pequeño senderito que lo sacara de aquellos andurriales….pero ni eso encontró. Por un lado ramas y zarzas cortaban su avanze. Por otro, el cauce seco de un río, cuyo lecho estaba empedrado por enormes piedras del tamaño de un seiscientos, tapizadas de resbaladizo musgo, se le antojaba un esfuerzo titánico poder avanzar por allí.

IMG_4735

IMG_4739

IMG_4740

IMG_4742

IMG_4743

IMG_4744

IMG_4747

IMG_4748

Apunto estaba de ahogar su cantinela cuando consiguió zafarse de la maleza que lo rodeaba y encontrar de nuevo el camino que tras un pequeño repecho lo encaramaba hasta el pueblo de Aldea de Ebro que en tiempos contó con 20 viviendas en las que residían veinte vecinos y noventa almas, además de un molino harinero junto al puente de Reconchos.

En la Iglesia de San Juan Bautista y en la Ermita de Santiago encontró nuevas espadañas  que gustosamente ofrecieron sus viejas campanas para relanzar por nuevos valles sus ya desgastadas notas.

IMG_4761

IMG_4763

IMG_4764

Una carretera asfaltada facilita su ascenso durante dos calurosos kilómetros. Un giro de noventa grados y abandona el asfalto por una pista que lo adentra de nuevo entre los bosques, mitigando el calor, pero aumentando el esfuerzo durante los siguientes 4 kilómetros de ascenso. Manadas de caballos salvajes salen a su paso y desaparecen entre el follaje al escuchar los extraños sonidos que se aproximan. El terreno suaviza y nuevamente cambia la pista por un precioso y técnico sendero, estrecho y empedrado, llamado Camino Entrerobles,  que lo conduce hasta  Arcera, dividido en dos barrios, El Barrio de Arriba y el Barrio de Abajo. En este último se encuentra la iglesia de la Santa Cruz que no tiene espadaña, pero si campanas para voltear. También tiene una pequeña escuela, cargada de emotivos recuerdos y quién sabe si de momentos de esos que yo en ocasiones llamo mágicos. Allí, bajo el dintel de la puerta de entrada a la escuela sucedió uno que guardo para nosotros.

IMG_4766

IMG_4768

IMG_4770

IMG_4771-1

IMG_4779

El viento corre más en la esquina donde está la fragua y aprovecha  esta ayuda para remontar el viaje en busca de la iglesia que se divisa en el otro lado del mirador, la Iglesia de San Miguel. Desde la lejanía parece estar siendo fagocitada por la naturaleza del bosque pero al llegar a ella la cosa es aún peor. Desolador el aspecto que presenta, tapiada y abandonada a su suerte, si te asomas entre alguno de los resquicios de su tapiada puerta podrás oler la soledad.

IMG_4780

IMG_4783

IMG_4788

IMG_4789

IMG_4790

IMG_4791

Mejor proseguir, la ruta no es sencilla a partir de aquí. El camino pica y pica hacia arriba siempre por sendas de herradura, los árboles van dejando paso al monte bajo y un tapiz de brezo en flor alfombra vastas extensiones de las laderas por la que asciende. Esta es la parte más exigente del trayecto hasta el alto de las Cotorras. El pasillo artificial  de un gaseoducto, trazado con escuadra y cartabón crea una línea recta, que desemboca, tras sucesivos sube y baja hasta el alto de la cuesta, que desciende pronunciado y derecho hasta el comienzo de un bosque de hayas. El bosque de hayas más bonito  que haya visto jamás! Árboles de troncos altos, rectos, tiesos, el suelo limpio, tapizado de hojas, sin arbustos ni maleza. Diáfano. Delicia suprema.

IMG_4793

IMG_4794

IMG_4795

IMG_4796

IMG_4800

IMG_4799-1

IMG_4799-3

IMG_4802

IMG_4803

IMG_4804

El final del descenso lo marca la pequeña ermita de Ntra.Sra. De los Remedios, que delimita el bosque frondoso  con las vecinas laderas peladas y áridas por las que se asciende un corto pero intenso tramo, para acto seguido iniciar un nuevo descenso, también pronunciado pero más largo que la subida , que culmina en los aledaños del pueblo de Los Carabeos.

IMG_4806

IMG_4807

IMG_4808

IMG_4809

IMG_4811

IMG_4812

IMG_4814

IMG_4816

IMG_4817

IMG_4819

Invariablemente, como hace 22 años, la niebla acude puntual a su cita en este día y ha comenzado a sobrepasar las vecinas colinas del norte, entre ellas Somaloma, último punto de ascenso en nuestro peregrinar. El itinerario  se cierra siguiendo cotas menos elevadas. Regresan al Santuario desde donde repicaron de buena mañana sus campanas los tonos de boda.

Es tarde y la vieja hospedería está en silencio. Una cocinera, una camarera y el hombre que cuida aquello, comen relajadamente en un pequeño comedor. La cocina está cerrada. Preguntamos si sería posible comer algo, estamos hambrientos. No dudan ni un segundo y amablemente nos ofrecen una ensalada y pollo asado con patatas fritas. Creo que es el mejor pollo asado que he comido en mi vida.

IMG_4822-3

Así son las rutas por estas tierras, subir y bajar. No hay descanso…para los sentidos. Delicia suprema.

Espero que tu 22 aniversario de boda haya sido de tu agrado.

Las fotos en Flickr.

https://flic.kr/s/aHskgg1o5V

MVI_4801

La ruta está sacada de esta santiago bbb: (olvidé conectar mi gps con los nervios de la boda)

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=9965636

Saludos bikernautas

Marter

2 Comments

Add yours →

  1. Muchas felicidades para los dos!
    Que sigáis disfrutando de estupendos parajes muuuuuchos años mas!
    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Entamadas

Crónicas de un descarriao

Juanjo Alonso Kapitan Pedales

Viajes, deporte y aventura

El Blog de Alakan

Historias, fotos, Track de mis rutas en mtb y senderismo.

ProjectMTB

Tus mejores experiencias sobre una mountainbike

rodandoporti

Aventuras en Bicicleta, un estilo de vida!!

- allmountainmadrid -

- enduro mtb -